ANTEPROYECTO DE NUEVA LEY URBANÍSTICA DE ANDALUCÍA

José Fiscal recalca que la nueva norma permitirá agilizar los trámites, ahondará en la sostenibilidad y ayudará a la reactivación económica.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, inauguró ayer las jornadas informativas sobre el Anteproyecto de la Nueva Ley Urbanística de Andalucía en la que participan 250 profesionales andaluces relacionados con esta disciplina. José Fiscal recordó que el Consejo de Gobierno aprobará en breve el inicio de los trámites administrativos de la nueva ley, que sustituirá a la vigente Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (LOUA).

Fiscal indicó que los objetivos principales que se persiguen con el nuevo texto legal son la simplificación y agilización de la tramitación administrativa, la sostenibilidad urbanística y poder contribuir desde el urbanismo a la reactivación de la economía de los municipios andaluces.

Con respecto a la agilización de los trámites, el titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio insistió en que con el actual marco normativo la tramitación de un Plan General de Ordenación Urbana se prolonga entre 8 y 10 años, algo que es imprescindible reducir. En este sentido, Fiscal afirmó en que hace un año se impulsó la firma de un decálogo para simplificar y agilizar la tramitación de los procedimientos e instrumentos urbanísticos, y que la nueva ley recogerá las principales medidas incluidas en aquel catálogo suscrito por colegios profesionales, sindicatos, empresarios, vecinos y consumidores.

El segundo objetivo del texto es el de sentar las bases para avanzar en el principio de sostenibilidad, lo que se aborda como un compromiso ético y democrático. En la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se entiende el suelo como un recurso finito y estratégico, y esta convicción obliga a entender el urbanismo como una actividad responsable que debe dar respuesta a las necesidades de la población teniendo muy presente las necesidades de las generaciones futuras.

Por último, Fiscal remarcó que con la nueva ley se pretende sentar las bases para que la actividad urbanística pueda contribuir a la reactivación de la actividad económica sin cometer errores recientes y que el urbanismo del futuro debe ser un urbanismo responsable, que piense en las necesidades futuras y que tenga muy presente los límites del planeta.

VER NOTA PRENSA